viernes, 25 de mayo de 2012

LA CRISIS Y LA POLITICA DEL GOBIERNO

Transcurridos varios meses desde las elecciones, la actuación del gobierno del PP, claramente contraria a sus promesas electorales, pone de manifiesto el fraude llevado a cabo en las mismas.

La situación  económica, política y social, se degrada  cada día que pasa. El paro, tanto el registrado en las oficinas de empleo, como el detectado en las encuestas de población activa, sigue aumentando. También el número de personas y familias sin ningún tipo de ingreso.

Los que aún conservan el empleo sufren una caída de los salarios, que les dificultan el pago de las deudas contraídas, fundamentalmente las hipotecas de las viviendas, aumentando la morosidad y los desahucios.

La crisis provocada por el endeudamiento de las empresa y de las familias, al calor de la burbuja  inmobiliaria, crisis provocada por los bancos, y el sistema de crédito capitalista, tiene pocas salidas, si lo que se pretende es volver a la situación anterior.

La existencia de la moneda única, la especulación  con los títulos de deuda pública, la política de austeridad a ultranza y los intereses contradictorios entre los países de la Unión Europea, hacen difícil vislumbrar una mejora de la situación.

Las promesas de futuro  de los  gobernantes, y de la oposición socialdemocrata, están ligadas a una vuelta al crecimiento, a la situación previa, que la mayoría de la población, acrítica con el sistema, añora.

Un crecimiento que se vincula a un aumento de las exportaciones, a la mejora de la competitividad, que se conseguiría mediante un descenso brutal de los salarios de los trabajadores.

Rechazamos esta visión de la crisis y apostamos por una política de cambio efectiva. Por reformas que de verdad se merezcan ese nombre.

Una política que tenga  como ejes fundamentales, en estos momentos,  los siguientes:

1. Una reforma fiscal justa, combatiendo el fraude fiscal , y aumentando la presión sobre el capital y las rentas altas, la única alternativa al endeudamiento.  Al mismo tiempo, debemos exigir a la UE medidas efectivas para combatir la especulación con la deuda pública española. Si los países de la UE que están en mejores condiciones no asumen sus responsabilidades, de ayuda a los más débiles, somos partidarios de replantear nuestra pertenencia a la misma.

2. Un reparto del empleo, acabar con las horas extras, y disminuir la jornada laboral, de tal forma que aumente el numero de personas con trabajo.

3. Garantizar una renta mínima a las personas sin empleo, así como el mantenimiento de las prestaciones de los servicios públicos.


4. Solucionar el problema de las personas que no pueden afrontar el pago de la deuda hipotecaria para la vivienda habitual. Somos partidarios de  que se pueda saldar la deuda devolviendo la vivienda, y/o que el Estado establezca una cancelación de la deuda que sobrepase el precio de mercado de la vivienda.

5. La oposición a la nacionalización de las perdidas de los bancos, y la utilización de esos recursos  para financiar las ayudas a los desempleados. Rechazamos que España aumente el gasto público para salvar a los accionistas de los bancos, y que la garantía de los depósitos sea responsabilidad del estado.

6. La retirada de toda la legislación  impuesta por el PP


7. El impulso de una verdadera  Ley de Transparencia, que permita luchar con eficacia contra las mentiras y la corrupción en todos los ámbitos de la sociedad.

8. La reforma electoral, la convocatoria de nuevas elecciones generales y un referendum para decidir  la salida de la unión monetaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario